Si quieres escribir...

Encuentra tu momento

Tienes tu día a día; jornada de trabajo, atascos, una lavadora por hacer, el técnico de la antena tiene que venir, tu amiga quiere quedar a tomar un café, el niño tiene una representación en la escuela, esta noche dan tu reality favorito, hoy solo te apetece salir a correr…

La historia se apodera de ti y si hablamos de una novela aún más. ¿Eso es bueno? Puede llegar a absorberte, tus personajes caminan a tu lado en tu día a día, tu mente reserva una pequeña fracción que siempre está trabajando alrededor de tu novela o relato. Esto, si eres escritor profesional no está tan mal, al contrario, pero si eres un aficionado con aspiraciones como yo…

El día a día ya es bastante enmarañado de por si y además nosotros queremos dedicarle a la escritura el tiempo que correspondería practicamente a un trabajo complementario (si contamos con planificar, escribir, hacer algún cursillo, leer…) porque soñamos con que, algún día, llegue a ser exactamente eso.

Imagina que ya estás inmers@ en una novela (sea tu primera vez o no) o en un relato medianamente extenso mientras haces malabares con tus obligaciones. A lo largo del día se te ocurren ideas, correcciones… ¿porque? Sencillamente porque nuestro día a día, nuestras vivencias y las de nuestro alrededor pueden ayudarnos mucho en nuestra meta e incluso inspirarnos.

Si el técnico de la antena está en casa o si estamos atendiendo a un cliente en nuestro puesto de trabajo habitual no podemos dejar que la mente vuele a su libre albedrío. Quizá algo cotidiano de repente nos inspira y seguro que en ese momento no podemos dejarlo todo y escribir.

No importan las herramientas más o menos sofisticadas; SIENTE que eres escritor y poco a poco acabará encajando en tu día a día como todo lo demás. Aprende a jugar con ello. Para eso el móvil es un gran aliado. Muchos recomiendan llevar una libretita siempre encima y adoro la idea pero, admitamoslo, escribimos mucho más rapido electrónicamente y en el día a día de esta sociedad, siempre va a ser un poquito más facil sacar el móvil y anotar algo rapidamente en cualquier situación que pararte con la libretita. No es mejor ni peor, yo soy muy fan del puño y letra, pero reconozcamos que es más cómodo. ¿Porque? Porque por muy genial que sea tu idea repentina, por mucha importancia que le des en ese momento, dale unas pocas horas para que se vaya difuminando. Al principio serán detalles pero espera a mañana y haz la prueba; a ver qué recuerdas del arranque de idea inicial que tuviste ayer.

Puedes utilizar cualquier App, un simple bloc de notas (siempre viene alguno incorporado) o, incluso, el propio correo, que te lo guardará como borrador aunque tengas que dejarlo y cerrarlo de repente. Ten esto en cuenta en tu día a día; sea una magnífica App o sea lo que sea asegúrate de que guarda automáticamente lo que añadas porque nunca se sabe cuando se te puede ocurrir algo ni cuánto tiempo tendrás para anotarlo o si te van a interrumpir. Por ejemplo una de mis primeras Apps era muy sencilla y poco tardó en no cubrir mis necesidades pero guardaba de modo automático aunque el texto se quedara abierto y solo bloquearas el teléfono. Tenlo en cuenta para no crearte más estrés del que ya puedas tener en tu rutina.

No es fácil cuando se trata de compaginar y no pienso darte consejos genéricos como “Aprovecha el transporte público para escribir” o “Levántate una hora antes” porque tú y solo tú sabes perfectamente cuando y donde podrás hacer un hueco.

Tomemos el ejemplo del transporte público: yo he intentado escribir. Si es un artículo, relato o un borrador de un capítulo puede darse el caso de que el resultado sea decente. Pero en primer lugar mi trayecto es de 45 minutos de ida y 45 de vuelta, ahí tenemos una hora y media al día (y de verdad que alguna cosa decente he conseguido más de una vez) y en segundo lugar desde luego de ahí no han salido mis mejores trabajos. El escritor es curioso por naturaleza, quizá reservado, pero curioso, rozando lo cotilla. Me despisto observando por la ventana, si otro pasajero habla demasiado alto, en las subidas y bajadas de gente, como escribo en el móvil otras Apps me distraen… Si llueve tengo la particularidad de quedarme totalmente hipnotizada, voy pendiente de en qué parada estoy… Imposible. Así que, si vas en transporte público y te pasa como a mi, aprovéchalo para la otra tarea imprescindible de un escritor; leer. Leer mucho. Muchísimo.

Mi humilde consejo es: tomatelo en serio. MUY en serio. Es un trabajo más para ti, así lo sientes, con nómina o sin ella, es lo que tú eres. SIÉNTELO. Sé realista y práctico; nadie mejor que tú va a saber donde y como es el mejor momento del día para dedicarlo exclusivamente a tu pasión, pero es tu deber búscarlo y, sobretodo, ser fiel a ese momento del día, dejar que durante ese rato te invada totalmente y sentirlo. Sobretodo sentirlo.

2 comentarios en “Encuentra tu momento”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s