Si quieres escribir...

Escribe sobre ti

  Me dijeron que escribiera de lo que conozco. De mí y de mi entorno. “Para calentar te irá bien” dijeron… El problema es que me caliento demasiado. Para escribir sobre tu alrededor, tus vivencias y las de los tuyos solo debes saber encontrar la magia que hay en cualquier situación. Porque, a veces, no es lo que contamos si no como lo contamos.

¿Lo que conozco? Padres ausentes, colegas sacrificados, amigos perdidos, parejas malsonantes, compañeros que rechinan…

Almas que te pierden porque no saben como quererte, que huyen dejando la eterna incógnita; ¿no supo quererte o no se lo mostraste?

También conozco almas encontradas, tropezadas sin más en el camino… Almas que no sabes porque coincidieron contigo en esta vida… ¿Sabes? No te queda más que agradecer que algo o alguien (o nada) las colocara frente a ti. Disfrutadlas porque nunca más llegará nada parecido.

Conocí a los que se perdieron en el camino porque decidieron pisarte arriesgando tu cariño y tu amistad. Los que te tendían una mano mientras con la otra rebuscaban una compensación, minimizando tu desgracia frente a la de ellos y reían por tener que consolarte. ¿Tan complicado es que cada uno mime, abrace y sane el dolor propio y colabore en el ajeno?

He conocido a los que cayeron en el camino porque al encontrar lo que ellos llaman felicidad tú quedaste atrás, como si no fueras digno de compartir la felicidad del mismo modo en el que secaste lágrimas.

Me he tropezado con seres que creen que pueden exprimirte hasta la saciedad; tu conciencia, tu amor propio, el camino andado y la batalla interna… La deshilachan poco a poco, palabra a palabra, caricia a caricia… Hasta que detectan que la última gota está por llegar y huyen antes de la sequía.

He atravesado pantanos embarrados junto a mis palmas favoritas. Pidan lo que pidan. Sus pantanos, los míos y los nuestros. Esperando aportar en su camino incluso lo que ellos no saben que necesitan.

He cruzado miradas con el pícaro, el villano, la dulce pero fiera doncella, la bruja, la sabandija sanguinaria, la muerte lenta regodeándose en si misma, el fantasma, la anciana mendiga, el joven trilero, el anciano errado, el paladín incompleto…

He sido y he conocido a la princesa a la que despertaron en la torre. La dejaron allí, asomada a una minúscula ventana, esperando a que no queden más dragones que matar ni guerras por librar para tener una vida digna de vivir sin saber que la única vida digna es la propia.

He conocido y me he equivocado. He juzgado y me han juzgado. He perdido y me han perdido. He vivido. Puede que sea cierto que debo escribir sobre ello. Atrévete tú también. Vive… y escribe sobre ello.

2 comentarios en “Escribe sobre ti”

    1. Muchas gracias! Eso pienso yo, en la sencillez de nuestras vivencias y la complejidad de nuestras emociones tenemos una fuente inagotable de historias que contar. Solo nos falta ser valientes y contarlas, me cuesta a veces pero te animo a ello, es maravilloso. Gracias por tu apoyo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s