Si quieres escribir...

Consejos exprés II

Ya corregirás

Ningún libro o relato se debe publicar sin corregir. Aunque es recomendable que pase por las manos de un profesional una vez acabada la obra, tú también debes repasarla meticulosamente pues nadie mejor que tú entenderá el mensaje que quieres dar y corregirlo en caso de que sea necesario. No tengas miedo de tu manuscrito. Puede que a medida que escribes se te vayan ocurriendo cambios importantes o pequeños detalles. Toma nota de todo en otro archivo, no confíes en tu memoria.

No te preocupes por eso mientras escribes; tienes algo que contar, hazlo. Después ya retocarás el modo de contarlo.

Organízate

Intenta escribir al menos una hora al día. Si por algún motivo es imposible para ti, no te preocupes, aunque quizá debas sacrificar horas de ocio para ello. A veces es imposible seguir un horario fijo, así que puedes poner un objetivo distinto al tiempo. Por ejemplo quinientas palabras, o tres páginas o una escena… Personalmente me motiva más llegar a un objetivo concreto, ver algo acabado.

Aléjate de lo que te gusta

Si escribes ciencia ficción prueba a hacer un relato de género romántico. Si escribes relatos prueba con la poesía. Si lo tuyo es la novela intentalo con un microrrelato. Pero no te tires de cabeza; lo importante de esta práctica es aprender.

Investiga un poco sobre la técnica antes de escribir, por ejemplo, un microrrelato, más complejo de lo que parece. Te sorprenderás cuando obtengas un buen resultado en un campo que no es tu favorito y aprenderás nuevas técnicas que seguro te serán muy útiles en el futuro.

Habla con el lector

Ten en cuenta al lector, no des por sentado que sabe lo mismo que tú ni lo tomes por estúpido recordándole lo mismo varias veces. En lugar de decir varias veces, por ejemplo, “Julia está nerviosa” puedes describir a Julia inquieta en su silla, mordisqueando sus uñas o moviendo una pierna sin parar.

Implica al lector en la historia con buenas descripciones sobre el entorno, el aspecto de los personajes y, sobre todo, sus emociones (no hay nada peor que un personaje plano). Haz que el lector también las sienta, si no, nunca llegará a empatizar y, por lo tanto, no recordará tu obra una vez terminada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s