Relatos

Inconsciente automático II

  Parte mis cenizas. Rompes el espejismo en la esquina del latido persistente que no sabe coger la magia del lugar. No tapa el susurro esa mano ni esconde la ramera de mi cajón agrietado y confuso. El enjambre domina el pensamiento de quien no quiere cogerlo. Vestigio de recuerdo sutil, hambriento… ancho paladar seco y amargo. Reluce lo lamido, amoratado y dolorido. Embiste la turba con el sonido icónico del dolor, hacha en mano, redundantes de ira con el honor de tener alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s