Relatos

Esa persona

Existe. No desfallezcas, no te conformes. No la busques. Enseguida creerás haberla encontrado. Simplemente se tú mismo, lucha sonriendo, creándote a ti mismo. Un día esa persona aparecerá. Encajará contigo, con tu momento y tú con el suyo. Seréis vuestro momento. Esa persona no solucionará tus problemas, no es tu salvador. Comprenderá tus frustraciones, tus… Sigue leyendo Esa persona

Relatos

La boda

·Siete meses para la boda. –Bien, tenemos poco tiempo así que empecemos; ¿cuántos invitados?– Laura abrió su gigantesco cuaderno, repleto de una infinidad de folios añadidos con clips de colores, fotos grapadas y anotaciones en los márgenes. –Doscientos cuarenta y ocho.–Respondió el novio sin titubear. Permanecían cogidos de la mano y sonreían abiertamente a Laura,… Sigue leyendo La boda

Relatos

Tus poemas

Te quiero sin saber quererte, con la luz del atardecer sin anochecer, sin amanecer... manteniendo tu locura. Feliz de encontrarte... Bendita tu carcasa, bendita mi coraza... feliz de tropezarme. El ombligo de mi alma no tiene tu cordón. No sabe distinguir; no quiere marchitar. Péinate...péiname...relucimos. Brotamos la raíz, sostenemos el miedo... recurrimos a la oscuridad.… Sigue leyendo Tus poemas

Relatos

Espinas de queratina IV

–Es increíble como podemos actuar como si nada mientras el mundo se cae a nuestros pies... –El mío se escoñó a lo grande tía, la verdad... Rápidamente me vi suelta, hasta me acojona pensar con qué facilidad me acostumbré a ser puta sabes... De hecho lo único que odio de esta profesión es que a… Sigue leyendo Espinas de queratina IV

Relatos

Espinas de queratina III

Sin saber muy bien cómo reaccionar ante la normalidad con la que Yuli la escuálida lo había dicho a Sofi solo se le ocurrió preguntar –¿Y qué hacías en la oficina del INEM? –¿Es que una puta no puede cobrar el paro? –Eh... en realidad no. –Es verdad...¡putos hipócritas! Puedes chuparles sus tristes rabitos pero… Sigue leyendo Espinas de queratina III

Relatos

Espinas de queratina I

Sofía es escritora. Al menos lo intenta. En realidad, es un número más en las largas colas de la oficina de desempleo de su ciudad. Sofi está harta de acudir con cada contrato temporal terminado, a solicitar de nuevo la prestación de desempleo, más modesta cada vez. “Redactora de contenidos web” le dijo su último… Sigue leyendo Espinas de queratina I